trucos blogger

sábado, 22 de enero de 2011

Necesito la garantía de tu amor.

Y ahí estaba una vez más. Con mi mejor el vestido, el que había preparado 3 días antes, el más guapo, el más indicado, con ese perfume que tanto te volvía loco, aquel que determinaba tu presencia. Tenía reservados mis mejores tacones, cómo no, aquellos que me ponían a tu altura, los que me hacían parecer hasta más alta y aquello te sacaba de quicio. Llevaba esos preciosos pendientes que me compraste en tu viaje a Italia, los más caros, recuerdo esa vez cuando me enfadé contigo porque te habías gastado todo ese dinero, ya que no merecía la pena. Lucía aquel recogido de pelo que tanto te gustaba y yo odiaba. Aquel día yo misma me noté en la sonrisa una extraña felicidad, muy curiosa, no me había sentido así nunca, parecía ser que algo bueno se aproximaba, pero en realidad no era así, la razón de aquella sonrisa eran unas malditas ilusiones.
No todo era lo que parecía, tu no eras quién yo pensaba. Tres cuartos de hora esperando tu llegada, pasando frío, siendo tonta, 12 llamadas perdidas, 9 sms y una sólo pregunta sin respuesta; ¿¡dónde coj**** estaba mi príncipe azul!? ¿Qué hacía yo ahí? ¿Esperarte como cada viernes? Sí, eso era. 3ª vez en 2 semanas seguidas, me habías dejado completamente plantada. Y cómo dicen a la tercera va la vencida. Y en efecto desde aquel instante me prometí a mi misma olvidarte, cortar por lo sano.
Y después de 4 meses aquí sigo. Me prometiste un siempre. "Siempre juntos", ¡ven aquí y dímelo que te parto la cara!
Poco a poco mi rabia se acumula y si te soy sincera sigo esperándote ahí cada viernes, por si decides recordar viejos tiempos...

1 comentario:

La chica de las sonrisas prestadas dijo...

Seguro aparecerá el dia que menos te lo esperes..